Federación Digital EA

DIGICLUB


español
català
euskara
galego
english
français
español 2017-11-23 Estás en: Portada la Federación Servicios DIGICLUB Lentejas radiofónicas

Lentejas radiofónicas


DIGICLUB Autor: EA1BXZ.
Publicado en: DIGICLUB.

Porque no todo es técnica, y es necesario nutrirse para hacer buena radio, os presentamos esta suculenta receta culinaria, contada por un salmantino de exquisito paladar. ¡Qué la sintoniceis bien!

  1. Las lentejas son una legumbre y por ende hay que tratarlas como tal.

  2. Por aquí siempre se ha dicho: 'son lentejas. Si las quieres, las comes. Sino, las dejas'.

  3. Un personaje bíblico ESAU, vendió a su hermano por un plato de tales.

  4. Las lentejas de La Vellés (pueblo de mi Sra. Dª Paquita) son las MAS FINAS DEL MUNDO. Es por ello que uno debe estar preparado y acondicionar su paladar para poder degustarlas.

La lenteja que vas a cocinar, es una lenteja blanda, Fina, Delicada. Sensible al calor -a su acción se pone a punto-. Susceptible de introducirte en el mundo del sabor de los sabores -si eres capaz de hacerlo ya que los hay con callos en la lengua y estos no pueden disfrutar evidentente-.

Necesitas:

Para 2 personas (es indispensable la segunda para poder advertirla de que son macanudas y decirle 'que buenas que están'). Además, si es mujer, mejor porque puedes quedar de puta madre y salir bien librado si es lo que quieres. Se olvidará de ti y solo pensará en ellas (tu solo tienes que pensar que la receta es mía, que no se te vaya a olvidar, sobre todo si cae en tus brazos).

  1. Una cazuela lo suficientemente grande como para que quepa medio litro de agua.

  2. Una mano inocente, que puede ser la del que las prepara.

  3. Cebolla del tamaño de una pelota de tenis.
    Dos dientes de Ajo.
    Un Pimiento Verde (no morrón), del tamaño de un cucurucho de un helado, de los pequeños (hay que sacar tres tiras (medio pimiento).
    Una Patata, del tamaño de una pelota de Golf poco más o menos. Mejor un poco mas que menos.
    Una Zanahoria, en volumen de tamaño similar al de la patata, poco más o menos.

  4. Un trocito de Chorizo (vale la longaniza, no el fuet ni la sobrasada que son mariconadas). La mitad del mando del Dial del un TS-850 o volumen equivalente (18 de radio por 12 de altura). No mas que lo estropeas.

  5. Un chorrito de aceite.

  6. Una olla a presión.

  7. Una cocina en condiciones.

Y empezamos:

La acción comienza tomando la cazuela de medio litro de capacidad y depositando en ella tres 'puños', de la siguiente manera:

Extiende la mano, derecha o izquierda encima de la cazuela. Ahora curvala, hacia arriba -que forme un cuenco- para depositar en ella lentejas cogidas de la bolsa con la otra hasta que no quepan más y se caigan (esto equivale a unas tres cucharadas soperas colmadas (según mano, claro, ya que yo le tengo tomada esa medida a la mía).

Para dos personas se hechan tres 'puños', repetimos, en la cazuela.

Colocar la cazuela bajo el grifo, llenarla de agua hasta la mitad, hasta que la lentejas queden cubiertas por un dedo (el grosor de un dedo en horizontal, que conozco un gourmet que lo puso en vertical y se pasó con el agua).

Esperar 7 u 8 horas hasta que estas se hayan exponjado (se pueden esperar mas. Nosotros tenemos la costumbre de hecharlas al acostarnos, de esta manera por la mañana temprano ya se han tomado su agua y se han hinchado hasta el doble de su tamaño).

Y ahora entramos en harina:

Se coloca la olla en uno de los fuegos de la cocina. Tamaño medio. Se vierte sobre esta un chorro de aceite (de oliva se entiende -ni de la del coche ni de girasol-). Equivalente a 1,5 cm de altura de un vaso de vino (vasito de los pequeños). Se pone a calentar a medio fuego, para que se queme.

Entre tanto, pela y pica la cebolla, pela los dos dientes de ajo (uno por persona) y aplastalos (algo parecido a lo que se hace con las cucarachas y escarabajos) hasta que revienten. Cortan tres tiras al pimiento y requetecorta el chorizo en cuatro cachos, proporcionadamente iguales -para que cuando haya que repartir el corresponsal no se queje de que a él le ha tocado más y el chorizo era malo-.

Realizadas estas operaciones, se hechan a la olla el pimiento, el ajo y la cebolla, se remueve la mezcla con cuchara de palo (a falta de esta no usar la mano -utiliza una cuchara convencional o un tenedor-).

Si la olla está muy caliente, baja el fuego al mínimo. Cierra la olla y espera 5 ó 6 minutos a que la cebolla rinda y el pimiento y el ajo se ablanden.

No te cruces de brazos, pela la patata y la zanahoria.

Transcurrido este tiempo, preparate para abrir la olla (colócala debajo del grifo de la pila de la cocina, abre el grifo con agua fría y espera a que pierda la presión del vapor).

Abre la olla, ponla al fuego, lento, otra vez y añade el chorizo. Remueve el conjunto y espera un par de minutos a que se refría todo.

Entre tanto, escurre el agua de las lentejas. Aclaralas con otro agua si quieres (tienen un olor peculiar, no es de podrido).

Héchalas en la olla y hecha también un vaso de agua de los de agua (los grandes, que todo hay que decirtelo). Hecha la patata partida en cuatro trozos y la zanahoria en dos más o menos iguales (ya sabes lo del reparto).

Prepara la sal, yo suelo hechar 1/3 de pastilla de esas de caldo de carne. A mi no me gustan las cosas saladas, lo hago por mi mujer (cuando no se me olvida).

Prepárate, cierra la olla. Levanta el fuego (esto quiere decir que le des al mando de la cocina para que se ponga el fuego al máximo). Si tienes una olla super-rápida, de éstas últimas, ultramodernas cuece rápido, pon el mando al 2, en la posición intermedia, al máximo las harías puré.

Si no tienes una olla de esas, y tienes una normal, pon el contrapeso y en ambos casos espera a que empieze a pitar (o sea, a hacer SISSSSSS! porque se escapa el vapor por el agujerito). En ese momento, baja el fuego al mínimo y espera ocho minutos si tienes una superrápida y 15 si tienes una normal.

Transcurrido este tiempo, apaga el fuego, retira la olla de la cocina, ponla bajo el grifo y mójala hasta que pierda la presión. Abrela, sirve el contenido y disfruta cuanto puedas.

Hay más recetas, pero esta es la que a mi más me gusta.

El vino, Tinto y no de la Rioja, uno con cuerpo (una botella de Colegiata puede estar bien para que la cosa quede atada: COJO NUDO, sin apretarlo.)

De segundo te puedes lucir con un solomillo (de cerdo) en filetes y a la plancha con una pizca de perejil y ajo bien picadito. Y su sal.

NOTA IMPORTANTE: hay energúmenos a los que este plato no sienta bien si no es con un chorrito de vinagre. Espero que no seas de esos. Si lo eres no me lo digas nunca, porque si me entero: .... ESO.

José Miguel
EA1BXZ

POST NOTA: tengo un problema con la sal. Yo soy capaz de ignorarla. Todo sabe mejor. El resto del mundo NO!.

Para los garbanzos ya te contaré. Ahora no estoy inspirado con ellos.



Valid HTML 4.01 Transitional

Powered by iSolucions


Copyright © 1992-2017 Federación Digital EA (FEDI-EA)